La Asociación Profesional de Empresas de Limpieza (Aspel) ha vuelto a solicitar al Gobierno la reforma de la Ley de Desindexación y la Ley de Contratos de Sector Público en el sectorservicios (LCSP) para que las empresas puedan repercutir las subidas del salario mínimo en los contratos de limpieza que se encuentran actualmente en ejecución. Una reivindicación a la que se suma también la patronal nacional AFELÍN y, por ende, todas las asociaciones regionales que forman parte de ella.

El sector, en su conjunto, critica que el Gobierno desoye sus peticiones y denuncian la falta de flexibilidad de la Administración ante la actualización del precio de las contratas por el encarecimiento de los costes laborales. Al mismo tiempo, denuncian que firmar contratos con prórrogas obligadas y sin revisar para los próximos cinco años para las empresas es algo “inasumible”.

Según declaraciones del presidente de ASPEL, Juan Díez de los Ríos “la propuesta del Gobierno continúa olvidándose de los sectores de servicios esenciales como la limpieza que llevamos años encajando sucesivas subidas del SMI, soportando sobrecostes de todo tipo, por ello se deberían eliminar las prórrogas obligatorias de los contratos públicos de limpieza y volver al acuerdo entre partes de nuevo en la Ley de Contratos del Sector Público”.