Skip to Content
Imagen 1
Imagen 2
Imagen 3

ENTREVISTA UNO A UNO Entrevista a Eloy Ruíz de Loizaga, presidente de INCOSA

 

La historia de INCOSA se identifica con el axioma de “hacer de la necesidad virtud”. Con orígenes en el sector de la consultoría de proyectos de higiene y medio ambiente para instituciones públicas y privadas, esta longeva compañía que vio la luz en 1982 requirió tres años más tarde ofrecer servicios centrados en la limpieza de edificios y locales. Así es como en 1985 vio la luz Ingeniería de Sanitización y Conservación (INCOSA), que completa su actividad con la limpieza hospitalaria, servicios auxiliares en talleres de Renfe y limpieza de material ferroviario.

Parte de los 625 empleados que conforman actualmente la plantilla han contribuido a apuntalar el éxito de esta compañía que ha tenido entre sus manos la limpieza de grandes acontecimientos deportivos celebrados en España, como el Mundial de Fútbol del 82 o el de las Olimpiadas de Barcelona’92.

Para conocer un poco mejor esta empresa hemos hablado con su presidente, Eloy Ruíz de Loizaga.

¿Cuál es, a su juicio, la mayor problemática del sector y cómo podría solucionarse?

El principal problema que detectamos y que mayor daño nos hace es la intrusión y la competencia desleal. En los últimos años han proliferado un gran número de empresas que se han establecido en el mercado con unos precios inferiores a los que cubren costes y requisitos laborales, pero dejando en un segundo plano la calidad, la profesionalidad y el cumplimiento de los compromisos legales.

Contratar los servicios de limpieza a compañías que no ofrezcan una garantía supone un riesgo no solo para las propias empresas, sino también para los clientes que pueden verse sin la prestación de los servicios de un día para otro. Y hay determinados negocios o servicios que no pueden incurrir en ese riesgo innecesario.

Desde el sector debería promoverse un sello de calidad para distinguir a aquellas empresas que son legales, profesionales y que competen limpiamente, de las que únicamente buscan la rentabilidad del servicio a cualquier precio poniendo en riesgo al conjunto del sector y desprestigiando la imagen del resto de empresas.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrentan las empresas de limpieza de cara al futuro?

Sobrevivir a la presión y control de las políticas de los gobernantes de este país en materia social, laboral y fiscal, que tienen sometidos y asfixiados a los empresarios, que son los verdaderos motores de crecimiento de este país.

¿Desde cuándo su empresa es socia de AELMA y cuáles son los servicios de la asociación que más valora?

Pertenecemos a la asociación desde hace una década porque entendemos que al sector debemos hacerle grande y fuerte entre todos y la existencia de una patronal que defienda los intereses de las pequeñas y medianas empresas, no ya solo ante los organismos públicos sino también ante la presión de las grandes multinacionales, es necesario.

 

Nuestra vinculación con la asociación es estrecha e intentamos, siempre que nuestra agenda nos lo permite, acudir a los encuentros y jornadas que organiza. Valoramos, principalmente, los servicios de asesoramiento jurídico, no solo por la calidad y profesionalidad de sus valoraciones, sino también porque nos une una estrecha amistad con sus representantes.