Jesús Martín presidente de AELMA

Estimados amigos,

Arrancamos el mes de mayo con un dato preocupante, alarmante y desalentador para nuestro sector: cada día más de 39 mil operarios no acuden a sus puestos de trabajo. Eso significa que nuestro sector soporta una tasa de absentismo del 10% entre el absentismo derivado de las bajas, un 7,5%, y aquel que emana de los derechos generados en el convenio colectivo, que asciende al 2,5%.

Me atrevería a decir que es la tasa de absentismo más elevada de toda España, un dato realmente preocupante teniendo en cuenta que nuestro trabajo es esencial en la cadena de valor de los demás sectores.

Por eso hoy quiero poner el foco en los que sí trabajan, dado que ya han corrido ríos de tinta sobre los que no lo hacen.

Hoy, en esta reflexión que cada mes comparto con todos vosotros, quiero rendir mi particular homenaje a todos los que cada día desempeñan su labor con dedicación y profesionalidad. Detrás de cada espacio limpio y ordenado hay un equipo de operarios y trabajadores comprometidos que desempeñan un papel crucial en nuestra vida empresarial y social. Su labor va más allá de mantener la apariencia limpia de un lugar, está directamente vinculada con la protección de la salud y la calidad, aspectos que son indispensables para el adecuado funcionamiento de un gran número de instituciones y empresas, y para garantizar la adecuada prestación de determinados servicios.

Imaginemos por un momento un hospital y sus quirófanos. Estos son espacios donde la limpieza adquiere una importancia vital. Disponer de un quirófano estéril es imprescindible para los médicos puedan realizar cirugías en un entorno seguro. Cada superficie desinfectada, cada equipo esterilizado, es el resultado del trabajo de un operario de limpieza, sin cuyo compromiso y meticulosidad no sería posible esta primera línea de defensa contra las infecciones.

Este ejemplo podríamos trasladarlo a otros muchos espacios que frecuentamos en nuestro día a día. El colegio donde estudian nuestros hijos, las oficinas en las que trabajamos, los restaurantes que frecuentamos, los transportes en los que viajamos, los hoteles en los que dormimos, las fábricas en las que se producen los alimentos que después consumimos, los supermercados o tiendas en las que compramos… Miremos a donde miremos, la limpieza es un servicio esencial y juega un papel crucial en la creación de un ambiente seguro y adecuadamente higienizado.

Por eso, es importante reconocer el valor de esos trabajadores que contribuyen a mantener el adecuado funcionamiento de nuestras instituciones o negocios, promoviendo una sociedad más segura y con unas mejores condiciones higiénicas.